miércoles, abril 17, 2024
InicioDe Puño y Letra Lomas de ZamoraLa historia del Euskal Echea, un emblema de la educación en Lomas 

La historia del Euskal Echea, un emblema de la educación en Lomas 

La educación es sin dudas uno de los aspectos más importantes para medir el progreso de cualquier sociedad. Por suerte, en nuestro partido todavía hay muchas instituciones públicas y privadas que son un ejemplo por su trayectoria y vigencia. Hoy nos vamos a centrar en la historia de un colegio que es el orgullo de Llavallol: el Euskal Echea.  

En la segunda mitad del siglo XIX, los inmigrantes vascos en Argentina eran muchos. En 1877, un grupo de guipuzcuanos, vizcaínos, alaveses y navarros fundaron Laurak Bat (Las Cuatro Una). Esta y otras sociedades fueron evolucionando, progresando, con el anhelo de formar en el país una Casa Vasca. 

Dos pioneros fueron Juan Sebastián Jaca, nacido en Berastegui, Guipuzcoa. Tenía 10 años cuando llegó a la Argentina. Fue el fundador de Laurak Bat y presidente de la Asociación Euskal Echea. En tanto, Martín de Errecaborde, nacido en Salgise, País Vasco norte, en 1838, emigró muy joven y se dedicó a tareas rurales. Instaló fábricas de manteca y queso en Lomas de Zamora y San Justo, luego en Balcarce y Mar del Plata.  

Errecaborde fue quien donó al Colegio los dos primeros pabellones, pero no quiso que su nombre figurara en ellos. Fue el primer titular de la Asociación Euskal Echea. Al año siguiente de su muerte, en 1917, se colocó una placa con su nombre y una inscripción en euskera que dice: “Se destruirá este bronce y tu seguirás por siempre en el alma de Euskal Echea”. 

Las autoridades vascas adquirieron 20 hectáreas de la estancia de los Enz, en Llavallol, con el propósito de poner en marcha el Colegio Euskal Echea. La colectividad trabajó duro en ese proyecto y el 17 de diciembre de 1905 se colocó la piedra fundamental de los Colegios y el Hogar de Ancianos de Llavallol, que se construyeron con el proyecto del ingeniero Rómulo Ayerza. 

La obra tuvo el financiamiento principal de las familias Errecaborde, Olariaga, Bercetche, Etchegoyen, Etchevers, Saralegui, Pradere, Luro, Chapar, Alchourron, Bellocq, Graciarena y el Centro Laurak Bat. Los fundadores, fieles a la idea de que en sus institutos se formaran católicos, buscaron también una orden religiosa vasca. Fueron padrinos del acto fundacional el presidente de la Nación Manuel Quintana y Feliciana Zabala de Guraya. El 10 de noviembre de 1912 se inauguraron los colegios y hasta hoy, el “Euskal” -con estudiantes de familias vascas y no tanto- sigue siendo un orgullo de Lomas de Zamora. 

Eso es todo por hoy, amigos. Los espero la semana que viene con otra historia sobre nuestro querido partido. 

Artículo publicado en el diario La Unión.-

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS