miércoles, mayo 22, 2024
InicioDe Puño y Letra Lomas de ZamoraLa primavera en Lomas siempre fue sinónimo de festejo

La primavera en Lomas siempre fue sinónimo de festejo

¡Cómo pasa el tiempo, queridos amigos de La Unión! El jueves empezó la primavera, la penúltima y (para mí) mejor estación del calendario: trae más luz para hacer los días cada vez más largos, los primeros calorcitos, el verde de los árboles, el despertar de las flores y la alegría en los más chicos por las vacaciones de verano que están a la vuelta de la esquina. Todos grandes motivos de festejo.  

Pero aunque los jóvenes se junten a divertirse en las plazas por el día del estudiante, ni cerca estamos de festejar como lo hacían las generaciones anteriores de lomenses. Hace algunas décadas, todos esperaban la llegada de esta época para armar multitudinarias movidas artísticas y sociales que se organizaban en nuestro municipio y eran conocidas como “Semana de la Primavera”. Acompañenme a conocerlas. 

Las fiestas tuvieron su apogeo en las décadas del 40, 50 y 60. Por entonces, los comerciantes del barrio se reunían en el Círculo de Amigos de Lomas de Zamora, la entidad que tenía a su cargo la preparación y organización de los festejos. Nuestro barrio, en esos días, contaba con una importante movida nocturna. Los recitales de Alberto Castillo, en un escenario levantado en la esquina de la avenida Hipólito Yrigoyen y Laprida, congregaban a más de 20.000 vecinos. También tenían mucha convocatoria y repercusión las actuaciones de los capocómicos de la época, como Fidel Pintos, Jorge Luz y Ubaldo Martínez. Aquellas noches festivas siempre terminaban con un desfile de carrozas y la elección de la Reina de la Primavera, una distinción a la que se postulaban las chicas más lindas de la zona, con sus increíbles peinados batidos de moda. 

Además, el Círculo de Amigos organizaba excursiones a Mar del Plata y festivales de milonga en el Teatro Coliseo de la calle España. A todo esto, por supuesto, se sumaban las reuniones y las fiestas. La sede del Círculo, ubicada en la calle Boedo 789, solía adoptar el decorado de una típica cantina porteña para disfrutar de unas pastas con con mariscos. En ese mismo lugar también se realizó la primera cena para celebrar el Día Internacional del Amigo, instituido por el doctor Enrique Febbraro el 20 de julio de 1969 en homenaje a la llegada del hombre a la Luna. Nadie, claro, se imaginaba en ese momento que esa invención sería celebrada más tarde por millones de personas en 108 países de todo el mundo.  

El cambio de costumbres y las recurrentes crisis económicas de nuestro país fueron marcando el ocaso de aquellas fiestas. En fin, amigos, los espero la semana que viene con otra historia de nuestro querido barrio. ¡Hasta la próxima! 

Artículo publicado en el diario La Unión.-

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS