miércoles, septiembre 22, 2021
InicioDe Puño y LetraAprender a esperar

Aprender a esperar

Todo es un aprendizaje. A medida que avanza nuestra vida, crecemos y muchas veces nos toca tomar decisiones. Cuando somos pequeños, nuestros padres deciden por nosotros. Con esas elecciones nos van enseñando, van marcando nuestro rumbo. Vamos creciendo un poco al gusto de ellos.  

Cuando somos más grandes, ya adolescentes, queremos ser los dueños de nuestras elecciones. Y muchas veces nos equivocamos al hacerlo. Queremos diferenciarnos de nuestros mayores y buscamos casi siempre lo contrario, solo para poder decir: “Yo lo decidí”. Y nos equivocamos. Pero lo importante es aprender de esos errores voluntarios. Y mejorar, para no volver a elegir mal.  

Toda elección trae consigo un resultado, y a veces no es el que esperamos. Hay días que nos despertamos negativos, de mala gana, desencantados de la vida que llevamos. Esos no son buenos momentos para decidir. En esos casos, es mejor no tomar ninguna medida; no elegir. No debemos apresurarnos. Nos puede ir mal. Son días en los que es bueno aprender a esperar. Si estamos negativos, la elección será negativa. Hay pocas probabilidades de que nos vaya bien. Las mejores elecciones se dan cuando estamos serenos. Tranquilos. Eso genera confianza y nuestra elección será positiva.  

Ambas decisiones, las buenas y las malas, forman nuestro camino. Nuestro recorrido. Es importante aprender de cada una de ellas. No sentirnos infalibles, pero tampoco pensar que todo lo que hacemos siempre sale mal. Cuando uno decide, como ya dije, siempre deja algo de lado. Y lo que tenemos que tener en cuenta es que nunca se fracasa. Siempre se aprende.

Te lo dice un amigo. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

El mejor regalo de todos

Sanar se Sana Haciendo