miércoles, mayo 25, 2022
InicioDe Puño y Letra Lomas de ZamoraUn café donde se tomaba alcohol

Un café donde se tomaba alcohol

Al igual que todo argentino de ley, soy fanático del mate. Me gusta porque te acompaña en la soledad y te une en la compañía. Los fines de semana, a la mañana, me tomo unos minutos para sentarme a leer el diario en el parque de mi casa con los pies tocando el pasto mientras cebo uno atrás de otro. Esa rutina me ayuda a desconectar del ritmo de vida agitado del trabajo, a bajar un cambio. Es mi gran cable a tierra.

En la radio y el canal también tomo, claro. Pero muchas veces, sobre todo cuando estoy en la calle, moviéndome de un lugar a otro, me gusta parar a tomar un café. En Buenos Aires uno se puede tomar un cortadito casi en cualquier esquina. Lo comprobé en mis años en la calle como cronista, cuando buscaba un lugar para refugiarme entre guardia y guardia. El café, por supuesto, es otra excusa para juntarse.

Lomas de Zamora también tiene una larga historia cafetera. Hoy la mayoría de las confiterías están en Las Lomitas: desde locales históricos, como café París, hasta cadenas internacionales como Starbucks, en la zona gastronómica por excelencia del partido podemos encontrar locales para todos los gustos. Pero hace poco más de un siglo, el punto de encuentro más famoso del barrio se llamaba El Trípoli.

El Trípoli quedaba en la esquina de San Martín y Castelli y tenía un toque mágico que lo hacía muy pintoresco: se entraba por la ochava a un gran salón en el que estaban las mesas y dos billares. A un costado había un lugar reservado para los habitués que buscaban intimidad. Y en el patio había además dos canchas de bochas, justo abajo de unos árboles.

Si bien la gran mayoría de los clientes de El Trípoli eran vecinos que disfrutaban de pasar el rato junto a amigos jugando al billar, a las bochas, al sapo o al pase inglés, el lugar también era conocido por ser una referencia para personajes un tanto problemáticos. Muchos de los asistentes eran conocidos guapos de época, que andaban bastante al margen de la ley, tomaban mucho más alcohol que café y se iban a las manos con frecuencia.

La decadencia de El Trípoli empezó a fines de la década del 20. Todo se desmadró en mayo de 1928 a ártor doble crimen: dos hermanos fueron asesinados a sangre fría en el lugar, según se supo, por cuestiones de mujeres. Aquel hecho, sumado a otra brutal pelea ocurrida meses después entre un policía y un cliente, marcó el principio del fin del famoso café. ¡Hasta la semana que viene!

Si querés leer más sobre Lomas de Zamora visita Diario La Unión

Artículo anteriorLOS CARLETTO
Artículo siguienteTres décadas de amor
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir