sábado, noviembre 26, 2022
InicioDe Puño y LetraUna pausa necesaria

Una pausa necesaria

Soy un afortunado. A lo largo de mi vida, mi trabajó me permitió visitar lugares increíbles. Conozco la Argentina de punta a punta y reafirmo que es sin dudas uno de los países más lindos del mundo. Esta semana lo volví a comprobar: aproveché para hacer una escapada de “novios” y cumplirle el sueño a Bochi de conocer las Cataratas del Iguazú. ¡Qué lugar! 

Era uno de esos viajes pendientes que, por una u otra razón, nunca podíamos concretar. Vivimos a mil todo el año, de un lado para el otro, sin tiempo, apurados, preocupados… De vez en cuando está bien parar la pelota, no sólo para darle un descanso a la cabeza sino para conectarse con los afectos.  

Cuando estamos juntos parece que el tiempo no pasa. O a lo mejor queremos que se detenga. No lo sé. Soy un agradecido a la vida de que esto pase. 

Soy un tipo que disfruta mucho del amor de la familia. Y no puede vivir sin ellos. Mis afectos son mis raíces, los hilos por los que me nutro para seguir. Y son la tierra firme sobre la que me sostengo cada día.  

Bochi es todo para mí. Si bien durante el año cada uno está en la suya, con sus actividades y responsabilidades, cada vez que podemos nos escapamos y aprovechamos ese tiempo dormido abrazándonos interminablemente… riéndonos de cualquier cosa. Cuando la veo a ella sonreír me demuestra que todos los obstáculos se pueden superar. 

Te lo quería contar. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir