domingo, octubre 24, 2021
InicioDe Puño y LetraVivir cada día como el último

Vivir cada día como el último

Uno de los discursos que más me marcaron lo dio Steve Jobs, fundador de Apple, que cautivó a los estudiantes en Stanford con una filosofía de vida fruto de su propia experiencia, sabiendo que estaba peleando contra un cáncer. Dijo:  

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo así: si vives cada día como si fuera el último, es probable que algún día tengas razón. Me impresionó mucho y desde entonces cada mañana me miro al espejo y me pregunto: si hoy fuera el último día de mi vida, ¿me gustaría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy? Y cuando la respuesta es NO por varios días seguidos, me doy cuenta de que tengo que cambiar algo.  

Recordar que pronto voy a estar muerto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque casi todas las expectativas externas, todo el orgullo, el miedo o la vergüenza a fallar son cosas que desparecen frente a la muerte. 

Su tiempo es limitado. No lo desperdicien viviendo la vida de alguien más. No se dejen atrapar por el dogma de vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitan que el ruido de la opinión de otros apague su propia voz interna. Y lo más importante: tengan el coraje de seguir a su corazón y su intuición. De alguna manera ellos saben lo que ustedes quieren ser. 

Amigos y amigas queridos, con esto les quiero decir que sepamos que, si algo no nos gusta, o nos preocupa, pensemos que lo más importante está en otro lado. Que hay que ser conscientes de que somos finitos. Todos tenemos un final. Y que no nos merecemos preocuparnos por aquello que es intrascendente. Vivamos hoy como si fuera nuestro último día. No hay que perder el tiempo en lo que no merece la pena. Lo único importante es nuestra salud y nuestra tranquilidad. Y disfrutemos. Amemos. Sonriamos. Abracemos. 

Te lo dice un amigo. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

El momento de dejar ir

El mejor regalo de todos