miércoles, julio 24, 2024
InicioDe Puño y LetraAmar tu esencia

Amar tu esencia

Hola, amigos. Les quiero compartir una historia que busca reflejar la importancia de aceptarse como uno es. 

Un día, los animales del bosque se dieron cuenta de que ninguno de ellos era el animal perfecto, y decidieron buscarlo. Es que los pájaros volaban muy bien, pero no sabían nadar ni escarbar. La liebre era una tremenda corredora, pero tampoco podía volar o nadar. Y así con todos los demás. 

Entonces se pusieron a pensar y decidieron crear una “academia” dedicada a mejorar la raza animal. Dicho y hecho. La primera clase fue una carrera. Y el que se destacó, claro, fue el conejo. Les demostró a todos lo rápido que podía correr, y le pusieron un sobresaliente. El problema es que, al día siguiente, en la clase de vuelo, el conejo se subió a la rama de un árbol, saltó y, en vez de volar, se estrelló contra el suelo y se rompió dos patitas. Obviamente fracasó en el examen final de la carrera, porque con solo dos patitas ya no podía moverse. 

El pájaro, en tanto, se destacó en la clase de vuelo. Le fue fantástico, y todos le pusieron una nota sobresaliente. Pero cuando llegó el momento de escarbar, el pobre ave se lastimó las alas y el pico.  

Cada vez que alguno de los animales quiso hacer algo para lo que no estaba preparado le fue mal. ¿Cuál es la moraleja? Que un pez tiene que ser un (gran) pez, pero no tiene por qué ser un pájaro. 

Cuando aprendamos a amar en serio lo que somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, a verdaderamente darnos cuenta de lo que somos, vamos a ser capaces de convertirnos en una maravilla. 

Amemos lo que somos y no tratemos de cambiar nuestra esencia.  

Te lo dice un amigo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS