viernes, enero 27, 2023
InicioActualidadInfertilidad y emociones: la importancia de un enfoque integral que acompañe a...

Infertilidad y emociones: la importancia de un enfoque integral que acompañe a los pacientes

En los últimos tiempos, la sociedad ha comenzado a tomar más conciencia respecto de la importancia del manejo de las emociones y del impacto que las mismas pueden tener en el bienestar general de las personas. En este sentido, estudios e investigaciones promovidas por organismos públicos y privados vinculados con la salud colaboran con esta línea, la comunidad médica también hace lo suyo, difundiendo y promoviendo esta mirada.

Esta tendencia, se observa también en lo referido a salud reproductiva. Especialistas concuerdan que en el caso de las personas con problemas de fertilidad y de quienes acceden a tratamientos de reproducción asistida, el manejo de los sentimientos y el acompañamiento emocional es fundamental. “En este camino se generan grandes niveles de ansiedad, incertidumbre y frustración que hay que trabajar para que no afecte negativamente ni a la persona, ni al tratamiento en sí” mencionó la Lic. María Villamil, coordinadora de la unidad de apoyo emocional de WeFIV.

Por ello, es necesario entender cómo trabajar las emociones, para evitar que lastimen la autoestima de las personas y generen sentimientos de tristeza, e incluso provoquen depresión. “El primer paso a tener en cuenta es reconocer las emociones y sentimientos que se tienen, para poder ser conscientes y saber transitarlas, cuestionando los pensamientos negativos que aparezcan y desechar la visión de futuro catastrófica”, destacó la especialista.

Si la situación se vive en pareja, no solo hay que reconocer el sentir propio, sino también desarrollar una buena comunicación, entender y empatizar con las emociones de la otra persona y también ser capaces de expresar las propias. “Es esencial poder contarle y concienciar al resto de los vínculos, como familiares y amigos, cuando sus palabras o acciones provocan estímulos negativos, ya que generalmente no son conscientes de ello”, subrayó Villamil.

Para colaborar en el proceso y acompañar a las personas que inician tratamientos, hay diferentes aspectos a tener en cuenta. “Cada caso es único y habrá que contemplar diversas variables; pero indudablemente la vivencia personal y el impacto emocional dependerá de la  personalidad, el equilibrio emocional con el que llega hasta el tratamiento, los recursos emocionales con los que cuenta, la red de apoyo social que haya desarrollado previamente, la historia personal, el vínculo de pareja y la disponibilidad económica, entre otros”, focalizó la especialista.

Cualquiera sea el caso, el objetivo de promover un abordaje integral es el de brindarle a los pacientes herramientas para convertir el dolor y la experiencia en fortaleza. ¿Cómo?: desarrollando hábitos saludables. “Los hábitos permiten sacar el foco de lo que no se consigue para dar lugar a objetivos o deseos de otra índole. Para ello, es recomendable seguir con las actividades habituales, como el trabajo o actividades físicas o sociales,  en la medida de lo posible”, explicó la profesional.

Continuar con la rutina permite cuidar las relaciones, desarrollando vínculos sanos y cuidados, que ayudan a que las personas se sientan  mejor. “La actividad física, por ejemplo, provoca grandes beneficios ya que genera bienestar y distrae de las preocupaciones. Igual de positivo resulta el ejercicio de  reconocer las situaciones positivas, ya que esto permite desarrollar la autoestima y bajar el estrés”, sumó la licenciada.

El acompañamiento emocional es vital para asegurar el bienestar general de los pacientes; posibilita que la experiencia sea lo menos traumática posible, destacando los aspectos positivos que contribuyen al éxito del tratamiento. Forma parte del abordaje integral, que contempla al individuo y sus necesidades desde una mirada más holística y empática.

lic. Maria Villamil expresa la necesidad de una visión holística.

Acerca de WeFIV:

WeFIV surge de una trayectoria de más de 10 años, en Argentina, ofreciendo la mejor atención personalizada mediante tratamientos como la Inseminación Artificial, Fecundación In Vitro, Ovodonación y Preservación de la fertilidad a través de la criopreservación de óvulos. Sus acciones están determinadas por el principio de integridad, calidad, trabajo en equipo y dedicación para alcanzar de manera integral el éxito y la excelencia a través de una óptima utilización de sus recursos y tecnología.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS