jueves, junio 30, 2022
InicioActualidad¿Cuál es el verdadero “rol” de un papá?

¿Cuál es el verdadero “rol” de un papá?

Seguramente en varias ocasiones hayamos oído hablar en reuniones sobre si el padre “ayuda” o no en las tareas cotidianas, si colabora  y acompaña a la madre ante los nuevos “desafíos” que implica la crianza como ser: el sueño del bebé en los primeros meses, el cambio de pañales, bañarlo, entre otras tantas cosas más, peo si tomamos el concepto de “ayudar”, implicaría que la responsabilidad sería sólo de la Madre, cuando es y debe ser compartida por ambos.

 Mucho se habla y se “cuestiona” sobre el rol del padre en torno si hace “bien” o “mal” las cosas, dejando quizás en un segundo plano lo más importante: el papá al igual que la mamá, necesita  “habilitarse” y que a su vez le habiliten en la pareja poder SER, esto significa poder  expresar sus emociones, compartir  su “saber” y  su “no saber” en torno a la crianza, así como también sus dudas y preocupaciones. En definitiva, necesita antes de ejercer una función, SER PAPA, lo que implica escucharlo y comprenderlo de la misma manera que lo necesita una mamá. 

Ante este nuevo “mundo” que es la mapaternidad, es necesario que ambos se acompañen y aprendan el uno del otro para que de esta manera puedan poco a poco conformar un “equipo”: se necesitan mutuamente porque  el rol que ejercerá cada uno será fundamental para la crianza de ese bebé.

Y cuando hacemos mención a la función que cumple un padre, se observa que en la actualidad cada vez más se pone en cuestionamiento el rol tradicional de esta figura donde antes  su “función” era principalmente  la de proveer el sustento de la familia, asumir un rol autoritario, distante y poco involucrado en lo cotidiano de la vida de ese bebé.  Hoy, cada vez más son los padres que eligen “correrse” de ese rol para ejercer la paternidad de una manera distinta, poniendo “cuerpo y alma” en sus palabras y acciones para contribuir al bienestar y desarrollo integral de ese niño/a.  

Su función es la de asumir un rol activo en el cuidado de ese bebé, como ser: bañarlo, alimentarlo, cambiarlo; tener una relación basada en el respeto y en el amor incondicional, independientemente de los comportamientos que tenga su hijo/a;  estimular su desarrollo cognitivo, emocional y social, como por ejemplo, leerle cuentos, salir a pasear, aprender una actividad juntos. Y por sobre toda las cosas, estar presentes para el/ella, enseñándole lo más valiosa de la vida:  apreciar lo simple de  las pequeñas cosas; disfrutar de lo cotidiano junto a él/ella como por ejemplo compartir una charla en el desayuno; ayudarlo a tolerar la frustración cuando algo no le sale como desea; acompañarlo y contenerlo en las dificultades que se le presentan en el día a día, así como también habilitarle la expresión de sus emociones, empatizando y validando con lo que siente. Estas acciones son los aprendizajes más valiosos que un papá puede cultivar en la vida de su hijo/a, ya que estando presente física y emocionalmente para él/ella, estará transmitiéndoles los valores y enseñanzas más importantes que lo ayudarán a crecer y ser mejor persona. 

La figura paterna es vital para el desarrollo de su autoestima, su autonomía, para animarse a asumir responsabilidades, para su crecimiento y desarrollo integral como persona.  Su rol es tan importante en la vida del niño como el de la madre, siendo su función mucho más que la de “acompañar” que es la de atender y responder en sintonía a las necesidades físicas y emocionales de ese niño/a así como también transmitir y enseñar las habilidades y valores que le servirán para toda la vida.  

Lic Laura Lezaeta Psicóloga infantil y co creadora de Juegología
Artículo anterior“ÓXIDO”
Artículo siguiente“JANO HERRERA – BESAME MUCHO”
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir