domingo, julio 3, 2022
InicioActualidadCon el frío los infantes necesitan comidas calientes, no comida chatarra

Con el frío los infantes necesitan comidas calientes, no comida chatarra

Por Lic Sergio Farinelli, especialista en Obesidad Infantil

Con la llegada del otoño, aparecen las bajas temperaturas y aumentan las ganas de comer comida caliente. Todo esto ocurre tanto para los adultos como para los infantes. Es necesario entonces que nuestros hijos consuman comidas y alimentos apropiados para esta época del año. Es así que podemos pensar en opciones para ayudar a los niños y niñas a combatir el frío, ya que también asociamos el frío a las comidas de cuchara y calientes. 

Las clásicas sopas y caldos resultan ideales para el agrado de los más pequeños ya que además son un plato ideal para los días de frío, ayudando con la hidratación de estos.
Las legumbres son ideales para consumir en esta época dado que son bajas en grasas y ricas en fibra y minerales, además de contener una proteína de alto valor biológico, sobre todo si se combinan con cereales.

Ahora bien, resulta interesante preguntarnos si los niños necesitan realmente cambiar la dieta? o ¿Qué es lo que no puede faltar en sus platos en épocas de frío?

Podemos pensar entonces que es cierto que la falta de sol y una menor actividad física, están relacionados con una energía más baja. Los niños pueden estar cansados al final del día, tanto física como mentalmente: les puede costar más levantarse por la mañana y concentrarse durante el día. Un buen descanso y una buena alimentación son clave para ayudar a rendir en la escuela, en las actividades extraescolares y en los deportes.

En concordancia con lo anterior debemos tener en cuenta que en épocas de frío las frutas y verduras, principales fuentes de aporte de vitaminas, pueden escasear y debemos tener en cuenta este faltante al momento de pensar en incorporarlas a la mesa de los infantes.

Retomando la idea de los platos calóricos, estos son un buen recurso para combatir el frío del otoño, siempre que mantengan los nutrientes. Tal es así entonces que las sopas, y  los guisos se posicionan como opciones válidas, ya que además, la sopa hidrata, por lo que es una muy buena opción. En este sentido, y respecto a la hidratación, en otoño – invierno la sensación de sed es menor, pero el organismo sigue necesitando agua para su correcto funcionamiento, siendo esta la bebida por excelencia siempre. 

En el caso de los zumos de fruta natural también son una opción recomendable, ya que además de hidratar, aportan vitaminas y minerales pero de forma moderada para evitar el exceso de azúcares. Siempre es mejor la ingesta de fruta entera y lo que sí hay que evitar siempre, son las bebidas azucaradas.

Otros alimentos ricos en grasas saludables como el pescado que contiene además ácidos grasos esenciales, como el omega 3, de gran beneficio para el organismo, son alimentos que ayudan a los peques a combatir el frío. El escaso aporte de hierro se relaciona con manos y pies fríos, por lo que las carnes magras así como otros alimentos ricos en hierro (espinacas o brócoli, por ejemplo) son muy importantes en el menú invernal. 

A la hora del desayuno, y para conservar el calorcito que el cuerpo acumula durante el descanso nocturno, una taza de leche caliente es un clásico desayuno para entrar en calor, además de proporcionar calcio, indispensable para asegurar el crecimiento de nuestros pequeños. Las frutas como naranjas y mandarinas, las cuales son ricas en vitaminas y antioxidantes, protegen las células, mientras que la banana, es rica en vitaminas del grupo B y magnesio, accionando todas ellas a una alimentación saludable en épocas de frío como la actual.

Recordemos entonces que las bajas temperaturas aumentan las ganas de comer comida caliente. Pensemos entonces en cocinar comidas de otoño – invierno en casa, junto a los peques, hecho este que hará disfrutar de comidas ricas, evitando así la comida chatarra, a la vez que combatimos el frío, que en esta época llega para quedarse por varios meses entre nosotros.

SOPA DE VERDURAS CON FIDEOS LETRAS

Si hablamos de bajas temperaturas, como obviar la clásica sopa de verduras con fideos letras que a los peques les encanta ver esta combinación de letras chiquitas y verduras, acompañadas de un rico caldo que transforman todo en sopa! Esta preparación además de ser muy fácil y rica, admite cualquier verdura que tengamos en casa.

Para su preparación debemos tener en cuenta los tiempos de cocción de las verduras que, al ir cortadas en trozos pequeños, será igual para todo el conjunto de estas. Otro aspecto a considerar es que las proporciones entre el caldo y los fideos pueden variar en función de los gustos, teniendo en cuenta si en casa nos gusta más o menos espesa la sopa de verduras.

Ingredientes 

1 ¼ Lts de agua

100 g de fideos letras para sopa

1/2 puerro

6 chauchas verdes

2 zanahorias medianas

¼ morrón rojo

3 hojas de acelga y sus pencas

2 Zucchinis

Hojitas de  apio a gusto

Pimienta negra molida a gusto

Orégano a gusto

½ cebolla 

1 lata de arvejas

50 ml de aceite de oliva 

Preparación

Para preparar la sopa, procedemos así: lavamos y picamos las verduras en trozos chiquitos.  Cuando tenemos las verduras preparadas, ponemos una olla al fuego con 50 ml de aceite de oliva, las añadimos a la olla junto con las arvejas y las rehogamos. Luego incorporamos  el agua caliente, la pimienta negra molida y el orégano. Aquí quienes opten por incorpórale sal a gusto, es el momento de hacerlo.

Dejamos cocinar unos 15 a 20 minutos. Cuando las verduras estén listas, (probamos antes que estén tiernas), incorporamos los fideos letras, y dejamos hervir durante 4 o 5 minutos aproximadamente, tengamos en cuenta que al ser los fideos muy pequeños su cocción es rápida. Transcurrido este tiempo, retiramos la sopa del fuego y la servimos bien calentita!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir