jueves, agosto 11, 2022
InicioActualidadUn hombre deberá pagarle a su ex una cuota alimentaria por sus...

Un hombre deberá pagarle a su ex una cuota alimentaria por sus mascotas

Luego de divorciarse un juez de Brasil, en fallo inédito le ordenó pagar a un hombre la cuota alimentaria a su ex para mantener a sus mascotas

Un juez de Brasil le ordenó pagar a un hombre, luego de divorciarse de su mujer, pagarle a su ex una cuota alimentaria para las mascotas que tenían en la casa familiar, para cubrir los gastos de alimentación y los respectivos cuidados veterinarios.

Este es un fallo inédito en la justicia de Brasil, en el que el magistrado le impuso pagar a su ex esposa el quince por ciento de un salario mínimo de dicho país, que serían unos 55 reales, llevado a la moneda de nuestro país, son unos mil pesos, para las seis mascotas (cinco perros y un gato) que quedaron viviendo en la casa con la mujer en la ciudad de Santos.

En un principio se le había negado a la mujer el reclamo que inició para la manutención de las mascotas, sin embargo, luego de apelar el fallo en el que la señora presentó un recurso en el que alegaba la necesidad del auxilio por tener la custodia de los animales, la sala Novena de la Cámara de Derecho Privado del Tribunal de Justicia de San Pablo, accedió a este pedido.

De esta manera, el magistrado Edson Luiz de Queiroz dictaminó la sentencia para que el ex marido pague no sólo la cuota alimentaria de la hija de ambos sino también para los cinco perros y el gato que viven en la casa familiar, basándose en que el hombre había reconocido que las mascotas eran “parte de la familia”.

En nuestro país se dio un caso, que si bien no es de divorcio, si tiene que ver con la cuota alimentaria para un animal. Se trata de un cazador que mutiló a una puma en el Parque Nacional Lihué Calel y que fue sentenciado a pagar una “cuota alimentaria” de por vida. En un “acuerdo de reparación” avalado por la Justicia, el productor agropecuario Sergio Neubauer tendrá que depositar una suma mensual de 4.000 pesos, ajustable cada seis meses.

Artículo anteriorGrupo Improvisa2
Artículo siguienteEl nido vacío
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir