jueves, agosto 11, 2022
InicioActualidadCómo evitar que los chicos lloren al vacunarse

Cómo evitar que los chicos lloren al vacunarse

Es frecuente que los chicos lloren o la pasen mal al recibir una vacuna, pero hay soluciones posibles.

Para los chicos, vacunarse es una situación poco agradable, pero sí necesaria. Si bien el dolor no es tal, enfrentarse a los desconocido puede causar ciertos problemas y, frente a eso, dos pediatras dieron algunos consejos para que la experiencia sea lo menos traumática posible, sobre todo en los menores de tres años.

Elizabeth Tham, jefa de la división de alergia, inmunología y reumatología pediátricas en el Instituto Médico Infantil de Khoo Teck Puat, explicó que los chicos de cinco años o más tienen la edad suficiente para comprender lo que les está sucediendo su cuerpo y alrededor de ellos. “Por lo tanto, es muy importante ayudarlos a prepararse para la vacunación al menos con unos días de anticipación”, recomendó.

La especialista aconseja darles a los chicos tiempo para prepararse y hacer preguntas. Esto los va a ayudar a sentirse menos confundidos, ansiosos y molestos durante el proceso desconocido de vacunación, de modo que será una experiencia más tranquila y menos angustiosa para ellos y la familia. “Como hay dos dosis de vacuna, una experiencia muy desagradable o inesperada con la primera dosis puede dificultar que el niño complete su segunda dosis”, advirtió Tham.

Una recomendación similar hizo Darryl Lim, pediatra consultor de la Clínica Kinder en el Hospital Mount Alvernia. Desde su lugar, considera que la mayoría de los chicos de la escuela primaria entienden por qué están recibiendo la vacuna, que es “para protegerlos, para ayudar a su cuerpo a combatir el virus mantenerlos a salvo y para que no se enfermen gravemente”.

Con respecto a edades previas, como por ejemplo los bebés que no tienen un año, algunos especialistas sugieren que los infantes realicen una toma de lactancia materna o succionen un chupete. Para los que tienen entre seis meses y 3 años, la recomendación es que asistan al pediatra con algún juguete u objeto divertido que los distraiga.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

El milagro de la vida

Desconectado del mundo

Una pausa necesaria

El momento de dejar ir